¿Domar el coste variable? Yes, we can

Aglutinar todos los servicios derivados del uso del vehículo y agitar la coctelera para obtener como resultado una única cuota capaz de cubrir todos los costes, implica prever con la mayor exactitud posible todos los gastos variables (reparaciones, mantenimientos, valores residuales…) para no incurrir en pérdidas.

02-10-2018

Dado que nadie tiene una bola de cristal para ver el futuro, los operadores de renting deben apoyarse en las últimas soluciones tecnológicas a su alcance para calcular y ajustar las cuotas mensuales al máximo, atando en corto cualquier gasto imprevisto que después haya que repercutir al cliente.

 

Precisamente uno de los capítulos que puede generar una mayor desviación sobre la cuota inicialmente prevista son los costes de reparación y su repercusión en la prima del seguro. Pero no olvidemos que reparar no es sólo solucionar averías mecánicas para que el coche nos proporcione la movilidad que necesitamos, también es devolver a la carrocería el aspecto que tenía antes de que esa columna o ese otro coche se cruzara en nuestro camino.

 

Si tenemos en cuenta que en torno al 10-15% de la cuota mensual corresponde a mantenimientos (tanto preventivos como correctivos) y reparaciones, estamos hablando de unos 800 euros anuales, que durante los cuatro años de media que dura el contrato se situarán en más de 3.000 euros. Y ahora multipliquemos por el total de coches de la flota. No es un simple pellizco…

 

Es fundamental por tanto que el operador de renting minimice riesgos para aumentar su rentabilidad. Y esto, hoy día, sólo es posible y fiable si se dispone de las plataformas y soluciones tecnológicas que, como las de Solera, posibilitan ese control de los costes variables. Esto no se hace a vuela pluma, ni a golpe de estimación, sino obteniendo datos y generando información precisa, que refleje exactamente la realidad de cada marca y modelo.

 

Sólo así conseguiremos el dato real. No podemos conformarnos con saber el kilometraje medio de un vehículo comercial o de un coche de directivo ni caer en las generalidades del impacto de recorrer tantos kilómetros en la batería del coche, frenos, neumáticos, etc. Si calculamos nuestro riesgo a partir de cifras promedio y generalidades, mal asunto. Hay que tirar de un histórico extremadamente completo que garantiza la fiabilidad de los datos y para esto hay que tirar de herramientas digitales.

 

Además, tampoco podemos olvidar la importancia que tiene para el operador de renting rodearse de una red de talleres eficiente, que pueda dar la talla. De nuevo, la tecnología nos permite saber con qué taller trabajar y cuánto de eficiente es, haciendo posible que todos los actores implicados en una reparación – taller, perito y aseguradora- estén interconectados y perfectamente coordinados.

 

Y es que, por ejemplo, un coste importante para el operador es el vehículo de sustitución y el tiempo que esté el coche inmoviliado en el taller. Si el taller tiene digitalizado todo el proceso de reparación, éste se puede reducir en nada menos que en un 15%. Es bueno saberlo ¿no?

 

Cuando se trata de riesgos, mejor no dejar nada al azar y únicamente haciendo uso de estas soluciones tecnológicas, el operador estará en disposición de ofrecer servicios, presupuestos y cuotas adaptadas a las necesidades y circunstancia de cada empresa concreta. Desde luego, si algo nos ha enseñado nuestra experiencia es que la única manera de optimizar los procesos es innovando para ofrecer soluciones a la medida.

 

José Luís Gata, responsable de Mercado Posventa de Solera*

 

* Solera España es una tecnológica experta en el desarrollo de soluciones digitales para la gestión de riesgos y activos del sector posventa del automóvil, enfocada a mejorar la experiencia de los clientes.


La AER no asume responsabilidad alguna derivada de los artículos y publicaciones de terceros accesibles desde su página web, la cual corresponde exclusivamente a sus autores.