Las berlinas de la gama alta de Audi y el nuevo Q8, con el distintivo ECO de la DGT

Gracias a la eficiencia que permite la tecnología Mild Hybrid de Audi, los vehículos con este sistema disfrutan de las ventajas que supone contar con el distintivo ECO de la DGT en el mercado español. En la actualidad, la marca de los cuatro aros ofrece esta tecnología en todas las motorizaciones del Audi A8, Audi A7 Sportback y Audi A6, así como en el recién lanzado Audi Q8.

16-10-2018

Una de las tecnologías de electrificación que Audi está incorporando en sus últimos lanzamientos es el sistema de Mild Hybrid (MHEV). Los vehículos que incorporan esta tecnología reciben el distintivo ECO que otorga la DGT en el mercado español, con las ventajas asociadas a ello según el municipio y la comunidad autónoma: desde reducciones del Impuesto de Circulación o el precio del estacionamiento regulado y los peajes, hasta la posibilidad de circular en zonas de tráfico restringido o durante episodios de alta contaminación.

 

La tecnología MHEV consiste en utilizar la hibridación para mejorar la eficiencia de los motores de combustión, ya sean diésel o de gasolina. Ofrece un potencial de reducción de consumo de hasta 0,7 litros de combustible por cada 100 km, en condiciones reales de conducción. Para ello, el sistema cuenta con una batería de iones de litio y un alternador de arranque (BAS) conectado al cigüeñal mediante una correa, que hace posible la desconexión del motor cuando se circula en modo de marcha por inercia, así como recuperar energía en fases de deceleración o frenada, además de asistir al motor de combustión en ciertas situaciones de conducción.

 

Los modelos y versiones de la gama Audi que cuentan actualmente con la tecnología Mild Hybrid son todas las motorizaciones del Audi A8 y A8 L, así como del Audi A7 Sportback, el Audi A6 y el nuevo Audi Q8. Además, equipan de serie la tecnología MHEV las versiones de la gama Audi A4 y Audi A5 con el motor 2.0 TFSI 140 kW (190 CV) tanto con cambio manual como con cambio S tronic, y el 2.0 TFSI 185 kW (252 CV) quattro S tronic.

 

Para sus modelos con motores de más de cuatro cilindros, Audi utiliza un sistema que cuenta con una batería de iones de litio de 48 voltios, encargada de suministra energía al sistema eléctrico principal, alojada en el maletero. La tecnología MHEV ofrece eficiencia y un confort excepcional. Cuando el conductor levanta el pie del pedal del acelerador a una velocidad de entre 55 y 160 km/h, el coche puede seguir la marcha por inercia durante períodos de hasta 40 segundos con el motor desconectado, y el start-stop puede activarse desde los 22 km/h. El sistema puede recurrir a la información del navegador y de los sensores de a bordo para determinar en cada momento el modo de marcha más eficiente. En las fases de frenado, el BAS recupera energía que se almacena en la batería, o se utiliza para alimentar al resto de sistemas del vehículo que funcionan con energía eléctrica. Tras una fase en la que el vehículo rueda por inercia, o después de una parada, el sistema BAS se encarga de arrancar de nuevo el motor de combustión de forma inmediata y totalmente confortable para el conductor.


La AER no asume responsabilidad alguna derivada de los artículos y publicaciones de terceros accesibles desde su página web, la cual corresponde exclusivamente a sus autores.