La conducción bajo los efectos de Alcohol

Uno de los grandes problemas al analizar la Seguridad Vial es el alto índice de accidentes que ocurren cada año debido al consumo de alcohol. Más de 1/3 de los accidentes graves en todo el mundo son provocados por el consumo de alcohol y España es un claro exponente de ello. Los análisis realizados por el Instituto Nacional de Toxicología a todos los fallecidos en la Carretera así lo corroboran.

28-05-2019

Por ello los negociadores del Parlamento Europeo y la Comisión Europea acordaron con representantes de los gobiernos de los Estados miembros de la UE firmar un acuerdo provisional de los Nuevos Requerimientos de Seguridad en los nuevos vehículos que empezarán a comercializarse a partir del año 2022.

 

Entre los puntos que aborda la legislación, se incluye que estos vehículos estén equipados con la preinstalación de un dispositivo de bloqueo, Interlock, una solución tecnológica para abordar la conducción bajo la influencia del consumo de alcohol.

 

El efecto que tiene el alcohol en el ser humano es evidente: a partir de una concentración de 0,15 mg/l de aire, suele reducirse la capacidad de reacción y aumentar la disposición a arriesgarse. A partir de 0,4 mg/l se producen problemas de equilibrio y de habla, y a partir de 1 mg/l se nubla la mente.

 

Los Países Nórdicos y, en especial, Suecia que tomó la delantera en el tema de la seguridad vial dentro de su visión „RIESGO CERO“, han regulado la instalación de este tipo de dispositivos en todo tipo de vehículos relacionados con el transporte público de personas así como conductores reincidentes por temas de alcoholemia.

 

Posteriormente, otros países europeos han seguido esta apuesta por la mejora de la Seguridad y con este preacuerdo de la Comisión, se puede dar un gran avance para lograr que en el futuro ya no se produzcan lesiones graves o muertes en carretera por esta causa.

 

Primero soplar, luego ponerse al volante

El sistema Interlock es un etilómetro con bloqueo de encendido. Esto exige una prueba de aliento del conductor y, según el análisis realizado de manera instantánea, el dispositivo decide si le permite conducir o no. Si decide que no, se bloquea la alimentación eléctrica del relé de encendido. Todos estos datos se almacenan para que puedan ser evaluados posteriormente.

 

Es responsabilidad de los gestores de las flotas realizar el análisis de los riesgos en la conducción y con los dispositivos INTERLOCK se eliminan a que ésta se realice bajo la influencia de los efectos del alcohol.

 

Diferentes elementos de seguridad nos aseguran la imposibilidad de manipular el dispositivo y así, conseguir ese RIESGO CERO en la conducción bajo los efectos del alcohol.

 

Luis Botija
Responsable de Equipos de Control de Influencia
Dräger

clicars-300x250
banner_300x250_tiresur
INFORMA

La AER no asume responsabilidad alguna derivada de los artículos y publicaciones de terceros accesibles desde su página web, la cual corresponde exclusivamente a sus autores.