Análisis: ¿Cómo afecta el COVID-19 al sector de los vehículos de ocasión español?

España se sitúa como el segundo país con afectados y tercero en decesos, según datos de la OMS.

12-05-2020

La incertidumbre y la volatilidad sobre la duración del confinamiento y las restricciones sobre las actividades dificultan el análisis del impacto. No obstante, el consenso del mercado indica que el impacto de la pandemia tendrá efectos duraderos en la sociedad.

 

Las previsiones del FMI no son optimistas y, según las estimaciones del Banco de España, la economía española sufrirá una contracción “sin precedentes en la historia reciente” al caer este año entre el 6,6% y el 13,6%. El paro se disparará hasta el 21,7% a finales de este 2020. Moddy’s ha pronosticado un retroceso en las ventas de nuevos en Europa occidental del 21% este año y un leve un crecimiento para 2021.

 

El estado de alarma ha provocado que los concesionarios y comerciantes de automóviles hayan cerrado sus negocios; se ha traducido en el -69% de las matriculaciones de turismos y 4×4 en marzo. Las cifras de ventas en VO reflejan un descenso del 33% (ambos acumulados por debajo de los datos de 2008).

 

El impacto en el mercado

Todas las actividades están detenidas y el coste de la parálisis del stock en el mercado de VO provoca, además de los costes financieros y de estocaje, la pérdida de valor debido al aumento de la antigüedad del vehículo.

 

Además de correcciones temporales, hemos analizado otros indicadores específicos y tomado como referencia la última crisis financiera para evaluar el impacto actual en los valores residuales.

 

En aquel momento, las ventas de VN se desplomaron hasta el 56% (2012) vs 2007. El mercado del VO se vio afectado en menor medida, con una caída del 12%, ganando peso en relación con el mercado del VN en los años siguientes. El mínimo se registró en 2013 con el – 26% vs 2007.

 

Los vehículos que más se desposicionaron fueron los seminuevos, al ser excluidos del PIVE, obligando a concesionarios y compraventas a empujar su venta para evitar la depreciación. El comportamiento de las ventas de los vehículos de hasta un año de antigüedad (automatriculaciones, demos, cortesía y rent car) tuvo forma de “W”.

 

El contexto de crisis y la dificultad al acceso a la financiación se convirtieron en claves que dotaron de mayor atractivo al VO (consumidores buscando vehículos asequibles, que llevó al fenómeno del coche mileurista entre particulares). Había menor volumen de usados procedentes de flotas, por el alargamiento de los renting, la disminución de flotas y menor número de vehículos procedentes de alquiler contribuyó a elevar la edad del parque de VO.

 

La producción de vehículos se redujo sustancialmente y provocó altos niveles de stock en los primeros años. Los precios de usados se deterioraron el 15% en algunos segmentos y, más adelante, llegó una escasez de VO.

 

Nos encontramos así ante dos escenarios: a corto y a medio plazo.

 

A corto plazo, durante los próximos meses

– El uso del vehículo privado como medio de transporte se verá fortalecido.

– Las previsiones de venta de VN bajarán el 25% y el VO en torno al 10%.

– Las decisiones de compra de vehículos se pospondrán, el consumo se contraerá.

– El volumen de flotas RAC bajará el 50%, dada la incertidumbre con el sector del turismo.

– Mayor demanda de los coches pequeños y con más años.

– Plan de achatarramiento de veh. antiguos y discriminación positiva para los 0 emisiones.

– Los veh. en stock nuevos y seminuevos sufrirán descuentos con campañas agresivas de venta.

– Los concesionarios con menor músculo financiero tendrán grandes dificultades.

– Descenso en la movilidad y viajes de menos kilómetros.

– La actual crisis y su recuperación tendrá forma de “U” con alcance global y cambios más profundos, ya que coinciden nuevas regulaciones medioambientales.

 

Medio plazo, entre los 24 y 36 meses

– El consumidor se decantará por ofertas más económicas y por el vehículo usado.

– Estabilización de los precios en usados, favorecida por menor oferta procedente de flotas a corto plazo y empresas.

– La menor oferta de usados con antigüedad hasta 24 meses beneficiará los valores residuales.

 


Resumen y valoración

  • Impacto negativo en el rango de 1,8 a 2,8 puntos en el valor residual de vehículos con 12 meses de antigüedad; impacto negativo en el rango 1,2 a 2,2 puntos para vehículos con 24 meses de antigüedad y entre 1 y 1,5 puntos para vehículos con 36 meses.
  • La disminución de ventas de VN y menos volumen de usados procedentes de flotas, junto con la mayor demanda por parte del consumidor reforzará la posición competitiva del vehículo de ocasión.
  • Los riesgos sobre el valor residual pueden aumentar en el futuro debido a las medidas promoción de ventas e incentivos gubernamentales y así como mayor deterioro del entorno macroeconómico.
  • Cobrará importancia capital la valoración periódica de los inventarios y vigilancia de la evolución de los valores residuales a futuro.

 

Puede ver el informe completo en el siguiente enlace:

http://hilodecomunicacion.es/wp-content/uploads/2020/04/DATIberica_ndp1_analisisVO-COVID-19.pdf


La AER no asume responsabilidad alguna derivada de los artículos y publicaciones de terceros accesibles desde su página web, la cual corresponde exclusivamente a sus autores. 


Grupo Easo Motor

SIXT

SIXT

A %d blogueros les gusta esto: