Los sistemas ADAS y su influencia en el consumo de alcohol en la conducción

El pasado año 2020 cerró como un año histórico en España (pandemia al margen), por haber registrado el menor número de muertes en carretera desde 1960 (primer año en el que se empezaron a recoger datos de accidentes mortales, donde con un parque de vehículos bastante inferior, los muertos en carretera ascendieron a 1.300).

Artículo escrito por
DRÄGER

14-10-2021

Según los datos recogidos por la Dirección General de Tráfico (DGT), del 15 de marzo al 20 de junio se registraron 117 accidentes mortales frente a los 287 del  mismo período del año anterior, cerca de un 60% menos. En el último semestre del año, se continúo con esta tendencia a la baja con respecto al mismo período de 2019. Aunque es difícil extraer conclusiones teniendo en cuenta las circunstancias, se trata de un dato a priori poco alentador, ya que en términos generales estamos lejos del objetivo que marcó la UE para los países comunitarios de una reducción interanual del 6,7%.

 

No obstante, es importante reflejar que existen razones que hacen pensar que los datos mejorarán en breve. Desde mayo de 2020 todos los coches de nueva fabricación deben ya contar con estos sistemas denominados ADAS (Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción) que serán también obligatorios en todos los coches de nueva matriculación a partir de julio de 2022. Entre estos nuevos sistemas, se encuentra aquel que obliga al vehículo a contar con una interfaz universal para poder instalar un Interlock-Alcolock, el cual es un alcoholímetro que utilizará el conductor para poder arrancar el vehículo (en el caso de que la concentración de alcohol exceda el límite legal, el dispositivo bloqueará el vehículo inmediatamente). Sin duda, este dato es importante, ya que la Unión Europea tiene previsto que, con la implantación de algunos de estos sistemas de forma obligatoria por los fabricantes de vehículos, se puedan evitar aproximadamente 25.000 muertes hasta el año 2038.

 

A modo de reflexión final, imaginemos el impacto positivo que tendría la implantación de estas medidas y sistemas ADAS en sectores como el del renting de vehículos (actualmente suponen una quinta parte de las matriculaciones anuales en España), el del transporte de mercancías peligrosas, o uno tan crítico como el del transporte escolar, que cada día mueve a cientos de miles de niños y niñas (entorno a 600.000 según el último informe del Observatorio de Transporte de Viajeros por Carreteras). Todos ellos ofrecen un contexto donde garantizar la seguridad es la total y absoluta prioridad. ¿No nos sentiríamos todos más seguros si todos estos vehículos llevarán instalado un Interlock-Alcolock que prohibiera arrancar el vehículo en caso de que el conductor superase el límite de alcohol permitido?

 

José Miguel Belda

Modality Manager SCA

Dräger

https://www.draeger.com/es_es/Products/Interlock-7000


La AER no asume responsabilidad alguna derivada de los artículos y publicaciones de terceros accesibles desde su página web, la cual corresponde exclusivamente a sus autores. 


Síguenos y comparte

Auto 1

PONS


A %d blogueros les gusta esto: